Atractivos del lugarActividades caminatas

Cerros

Monje y Negro
  • alt text
  • alt text
  • alt text

Cerro Negro

La caminata al cerro negro es uno de los atractivos de Villa Traful que atrae a caminantes de distintos niveles de dificultad ya que si bien el objetivo con mayores vistas es acceder a la base del Cerro Negro, es posible acceder a la piedra conocida como “naso” donde luego de una subida de poca intensidad, se puede disfrtar de una hermosa vista para compartir en familia. El acceso al sendero se encuentra a unos 500 metros desde el campo deportivo La Portada, siguiendo por la calle que sube desde la estación de servicio al barrio sobre la laderaLuego de llegar al “naso” continúa la senda entre ñires achaparrados y especies de pequeña altura con vistas espectaculares del Lago Traful. Se llega así a la base de los acantilados del Cerro Negro, donde el suelo está compuesto por material de arrastre de la parte superior (piedra y arena). Se puede rodear las torres del Cerro Negro por la izquierda, para llegar al sector más alto de aproximadamente 1900 m. donde se localiza un monolito. Las vistas desde el cerro negro son hermosas pudiendo visualizar los cerros Falkner y el volcán Lanin.

A 1500 m. comienzan las primeras estribaciones, que en su parte más baja dan lugar a la conocida "nariz".
La senda continúa serpenteante entre ñires achaparrados y especies de pequeña altura con vistas espectaculares del Lago Traful. Llegarás así a la base de los acantilados del Cerro Negro, donde el suelo está compuesto, sobretodo, por material de arrastre de la parte superior (piedra y arena). Podrás rodear las torres del Cerro Negro por la izquierda, para llegar al sector más alto de aproximadamente 1900 m. donde se localiza un monolito.
Descendiendo desde ese punto por la derecha llegarás al Cerro Monje. Por su altura la vista es imponente en días despejados: el primer plano corresponde al Lago Traful en toda su extensión, a la Cordillera de los Andes con su cadena de volcanes, y hasta el casquete de hielo del Volcán Lanín.
Es una caminata exigente, para jóvenes o adultos con buén estado físico y que requiere de un día entero para disfrutarla. El regreso podrás realizarlo por el camino de ascenso u optar por descender por el Arroyo Coa Có y Pampa de los Alamos.
El sendero comienza luego de transitar 200 metros por la calle que se abre frente al campo recreativo en Villa Traful. En el punto de partida existe un pequeño indicador del ascenso entre el bosque de cipreses y coihues.
A 1500 metros se comienza a transitar por las primeras estribaciones, que en su parte más baja dan lugar a la conocida "nariz". La senda continúa serpenteante entre ñires achaparrados y pequeñas especies de altura con vistas espectaculares del lago Traful.
Se llega a la base de los acantilados del cerro Negro, el suelo en su mayoría está compuesto por la masa de material de arrastre de la parte superior (piedra y arena) Se pueden rodear las torres del cerro Negro por la izquierda para llegar al sector más alto, de aproximadamente 1900 metros, donde se localiza un monolito y descender por la derecha para llegar al Monje.
Por su altura, la vista es importante en días despejados. El primer plano corresponde al lago Traful en toda su extensión, a la Cordillera de Los Andes con su cadena de volcanes y hasta el casquete de hielo del volcán Lanín.
Es una caminata exigente, para jóvenes o adultos con buen estado físico y requiere de un día entero para disfrutarla. El regreso puede realizarse por el camino de ascenso u optar por descender por el arroyo Coa Co y Pampa de los Álamos.
Destino de una excursión orientada a los jóvenes y a los amantes del trekking, los Cerros Monje y Negro aparecen como punto final de un apasionante recorrido que además hace de mirador hacia fascinantes paisajes.
El trayecto inicia en cercanías a la oficina de Turismo llevando al caminante a internarse en la frondosa sombra de un sinfín de árboles. Luego de un par de horas, el bosque alto quedará atrás y se comenzará a transitar entre ñires arrastrados descubriendo las primeras estribaciones del cerro Negro. El suelo se hará más desértico, y a partir de allí, comenzará la última etapa de ascenso, que finaliza en las torres del cerro. Se alcanzará así un espléndido lugar desde el cual observar importantes formaciones montañosas de la región: Volcán Lanín y Cerro Tronador.
Recomendación: avisar al guardaparques que se realizará esta excursión.

Una de las posibilidades que nos brinda la hermosa Villa Traful, en la provincia de Neuquén, es el sendero de trekking a los cerros Negro y Monje, que nos deleita con impactantes imágenes de la región.
Otro sendero de trekking interesante en Villa Traful, donde tuvimos que mostrar que estabamos en estado físico. Como es un recorrido de unos 10 kilómetros para hacer en unas 4 horas, cargamos las mochilas como para comer algo arriba.
Así que metimos unas frutas, barras de cereal y bastante líquido, aparte del termo lleno para el matecito del descanso. De pasada nos registramos en la oficina de Guardaparques, y salimos.
El sendero comienza luego de transitar 200 metros por la calle que se abre frente al campo recreativo y que sube por detrás de la Dirección de Turismo. En el punto de partida existe un pequeño indicador del ascenso entre el bosque de cipreses y coihues.
Era cuestión de seguir los carteles y las marcas amarillas que encontramos (aunque ibamos por un camino bastante transitado), hasta una bifurcación señalizada que nos llevó hasta una veranada. Luego el sendero se achicó bastante.
Lago Traful desde la senda al cerro Negro
A 1500 metros se comienzamos a transitar las primeras estribaciones, que en su parte más baja dan lugar a la conocida “nariz”. La senda continúa serpenteante entre ñires achaparrados y pequeñas especies de altura con vistas espectaculares del Lago Traful.
Una vez que llegamos a la base de los acantilados del cerro Negro, vimos (como nos habían comentado en la oficina de turismo) que el suelo en su mayoría está compuesto por la masa de material de arrastre de la parte superior (piedra y arena).
Seguimos entonces hacia arriba, en busca del punto más alto, rodeando las torres de piedra del Cerro Negro, por la izquierda para llegar aproximadamente a los 1900 metros donde se localiza un monolito, y descender por la derecha para llegar al Monje.
Y entonces comprobamos otro detalle que en Turismo nos mencionaron. Por su altura, la vista es imponente. Y en días despejados (como el que nos tocó a nosotros en suerte), podemos ver en primer plano al Lago Traful en toda su extensión y a la Cordillera de Los Andes con su cadena de volcanes y hasta el casquete de hielo del Volcán Lanín.
Cerro Monje desde el sendero
Cansados, contentos, callados, nos sentamos al reparo para poder descansar. El mate compañero nos reconforta, y nos dedicamos un rato a jugar con los binoculares y sacarnos unas fotos.
Un rato después, pegamos la vuelta hacia la Villa, y si bien el regreso puede realizarse por el camino de ascenso u optar por descender por el arroyo Coa Co y Pampa de los Álamos, nosotros preferimos ese día volver por donde vinimos, y dejar esos puntos para recorrer otro día.(SenderosPatagonia.com.ar)

Recorrido total:
Ida y vuelta 10 Km

Experiencia:
Se requiere buen estado fisico

Recomendaciones
llevar vianda y agua. Gorro y protector solar.

Importeante!
Avisar a personal de Parques Nacionales antes de ascender.